Re-Componiéndo(ME)

Caminaba con la mirada perdida, sin rumbo establecido, dejándome llevar por la fresca brisa de esa tarde otoñal. Cuando quise darme cuenta me encontraba en mitad del parque buscando con la mirada uno de los bancos de madera para sentarme durante un rato y ordenar todos esos pensamientos y esas emociones que en torbellino llevaban días acompañándome.

Una imagen. Me pareció verte entre los árboles, como si estuviéramos jugando al escondite y me tentaras para que saliera a buscarte. Resultaron ser sólo las ramas de los arboles bailando al compás del airecillo que soplaba.

Un aroma. Tierra mojada con hierba y flores. ¿Se pondrá a llover? La brisa mezclaba este aroma con el de lumbre, habitual en esta época del año.

Un sonido. El crujido de las hojas, cuando las pisamos en los paseos del mes de noviembre. A lo lejos se escuchaba de vez en cuando, como poniendo orden a ese escándalo que hacían las hojas al quebrarse, un ruido sordo y pautado, alguien cortaba leña para la chimenea de su casa.

Una sensación. Sentir que me resquebrajo como si fuera un bloque de hielo apoyado en el banco del parque calentándome con los rayos de sol. Acabo pasando de un estado sólido a un estado líquido y en apenas unos minutos me encuentro deslizando por el banco y haciendo un charquito en la tierra. Veo que se acerca a mi charquito una hormiga curiosa, acabo mutando y siendo esa hormiga, y sin saber cómo, me tambaleo, tropiezo y acabo cayendo dentro de mi propio fango.

Un sentimiento. La soledad, nadie sabrá que acabé engullida por mi propio barro, la angustia al sentirme muy pequeña en medio de una inmensa oscuridad. Triste, ahogada por mis propias penas, que son las que me tienen capturada, y me hicieron presa sin esperanza de libertad.

Conclusiones: Tengo el corazón roto, mi alma está desorientada buscando desesperada la maldita Estrella Polar para poder ubicarse en medio de tanta oscuridad, y ¿la esperanza? Deseo con todas mis fuerzas volver a recuperarla, y ella seguro que está deseando poder acompañarme de vuelta a casa. Allí donde estás esperándome, con la chimenea puesta, un día de lluvia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s